Conozca e infórmese de todos los lugares de interés en Ibagué, mapa satelitales de comunas, fotografías de monumentos, esculturas, murales, museos, parques, conservatorio, teatro tolima, panóptico, edificio urrutia, plaza de Bolívar, parque de la música, parque de los nevados, martinica, andrés lópez de galarza, cerro pan de azúcar, Jardín Botánico San Jorge, Ciudad Musical de Colombia y Suramérica
   
 
  Casa El Vergel

Casa de la Hacienda El Vergel

Por Acuerdo 053 de 1998 del Honorable Concejo Municipal esta edificación se declaró como Área de Interés Arquitectónico e Histórico. Además declarado como uno de los Bienes de Interés Cultural de Ibagué bajo la Ley 1185 de 2008 .





 
En contraste con la precariedad de la arquitectura urbana, en las grandes haciendas cercanas a la ciudad, aparecían grandes casas, en las cuales se reflejaba el carácter terrateniente de los ricos de la ciudad, quienes se negaron durante mucho tiempo a habitar el casco urbano de una manera permanente.



Isaac F. Holton, un viajero inglés, en su tránsito por la ciudad a mediados del siglo XIX, describía así la vivienda que habitó en la ciudad:

“En tres pequeñas piezas seguidas encontré la cama corriente, que consiste en un cuero estirado en un armazón de madera, igual a un tambor, lo cual era todo el mobiliario. El cuarto del centro tenía puerta y los otros ventanas iguales a las puertas pero con rejas, para abrirlas sin que nadie pueda entrar. Descargué el equipaje y colgué la hamaca en la sala. Me acosté, convencido de que era el único residente de la casa y dejé la puerta sin llave para que entrara Roque. Por la noche oí pasos y sonidos metálicos como si un fantasma estuviera arrastrando sus cadenas. Pero no era un fantasma sino un tipo que había llegado del campo y entraba al otro apartamento, y a cada paso sonaban las espuelas.

Por la mañana vi que había otros cuartos; en uno había una carpintería, y en otros, la dueña, que tenía tienda, hacia chocolate, pan, etc. Dos o tres cerdos entraban por la puerta principal hacia el patio de atrás siempre que les venia en gana; el zaguán servía de establo al caballo del visitante nocturno, y el animal gozaba de la misma libertad que tenían los cerdos para entrar y salir. Las gallinas salían volando por las ventanas de la sala cuando algo les llamaba la atención en la plaza. Es decir, reinaba la libertad, excepto para un gallo de pelea que estaba amarrado a una piedra en el patio. Al lugar donde iba a comer también concurrían otras personas, empleados jóvenes que se sentaban por lo general solos."



Apartes del libro La Nueva Granada. Veinte meses en los Andes, escrito por Isaac Holton en 1857.

Traductor
 




Clima en Ibagué

Publicidad
 
Estamos en Facebook
 








Conexcol

 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=